El mágico punto sin retorno

Love is a traveler on ‘The river of no return’
Swept on for ever to be lost in the stormy sea

En aviación se habla del punto sin retorno para definir el momento del vuelo en el que no queda suficiente combustible para regresar al aeropuerto de origen. En algunas funciones fisiológicas, también se habla del punto sin retorno, aquél que, una vez rebasado, no hay vuelta atrás posible; la eyaculación es uno de ellos. Como idea, creo que ilustra bastante bien todo aquello que inicialmente crees bajo control pero llega un momento en el que se te escapa de las manos, todo se complica hasta lo indecible y acaba estallando.

Esta imagen me vino a la cabeza mientras leía Melodía quebrada, una novela excelente de Josep Camps (Editorial Alrevés, 2014), porque cada uno de sus 55 breves capítulos son como un vertiginoso descenso haciendo eslálom por una montaña nevada, con el consecuente giro inesperado en el último párrafo que te anima pasar página y seguir descendiendo por los renglones torcidos de la buena literatura negra. Un giro inesperado que desmonta de golpe tus frágiles sospechas como si un vendaval abriese inesperadamente la ventana y te desordenase los folios de la historia que te estabas imaginando. Es decir, bien por el autor, y fantástico para el lector.

Desde que empecé a seleccionar mis lecturas al fin de la adolescencia, me ha gustado especialmente lo que, a pesar del peligro de las etiquetas, llamamos “género negro”. No debe extrañar el llamado boom de este tipo de narrativa, porque son historias que tras el sutil tul de la ficción, hablan de la realidad y la denuncian, describen políticos corruptos, policías que ceden a la tentación de la ilegalidad, jueces con interesados dobles raseros, hipocresías y vergüenzas mal tapadas, y perdedores, perdedores, perdedores que luchan impotentes contra la vorágine de las aguas del río revuelto o contra ese imán poderoso e imbatible que es el dinero.

Melodía quebrada habla de especulación urbanística en la Barcelona querida por los turistas de alto poder adquisitivo y habla de rock & roll, la música que mueve a un sargento de la policía llamado Eutiquio Mercado, un indivíduo peculiar del que acabas encariñándote a medida que pasan las páginas y sólo hace que encontrar trabas a la resolución del caso. Trabas y también mujeres, novias, ex-novias y amigas que como en una sucesión de coitus interruptus contribuyen a esa idea del punto sin retorno, de la necesaria huída hacia adelante.

Y, de una imagen a la otra, he recordado una fotografía que tomé en el barrio londinense de Notting Hill, donde un graffiti con fondo amarillo chillón retrata a Joe Strummer, malogrado músico de la banda The Clash. No sé qué opinarán Tiki Mercado (muy purista en lo que al rock se refiere) y Josep Camps de esta banda, pero la foto me ha venido a la memoria por la frase que acompaña la imagen del guitarrista y vocalista: “Sin las personas, no eres nada”, un lema que, sin estar explícito en el libro, sí se puede adivinar por detrás de la denuncia.

Y, claro, imposible no acabar pensando en la primera estrofa de la canción que arrastraba Marilyn Monroe en la película River of no return con Robert Mitchum. No desvelaré el por qué, naturalmente; lo descubriréis acompañando a Tiki Mercado y a Elvira de Montjuïc a Sant Cugat, de Gràcia al Liceu. Una recomendación: acercaos a una librería y empezad Melodía quebrada allí mismo, en pie junto al estante; el primer capítulo es como el riff de Smoke on the water de Deep Purple; tendréis que comprar el libro para poder terminarlo.

Enlaces de interés:

Entrevista al autor: Josep Camps presenta Melodía quebrada

Esta entrada se ha publicado el Libros. enlaza el permalink.

2 Respuestas a El mágico punto sin retorno

  1. David S. Caballero dice:

    Hola Albert.
    La sensación de “no retorno” puede ser positiva, y yo diría que hasta necesaria, para impulsarte fuera de los límites de comfort. De ese bordear el caos, suele salir lo mejor de uno mismo. Quizás todo aprendizaje tenga algo de esto.

    Pero estoy de acuerdo en que la huida adelante, por principio, lleva a la desaparición, a la desadaptación, a la no-cooperación. Si tuviera que elegir un único consejo, sería el que se extrae de las palabras de Joe Strummer, alguien muy admirado por mi.

    No se si conoces este pequeño video “Without people you’re nothing”, que recoge estas muy emocionantes palabras de Joe (no mucho tiempo antes de morir) y que hice para mi hijo al poco de su nacimiento.
    https://www.youtube.com/watch?v=VUSNstXQiBs

    Gracias por tus críticas y reflexiones!

  2. Muchas gracias por tu comentario, David. No conocía el video; está muy bien.
    Un saludo cordial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 7 = 12

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>